Lo último

No consigue el silencio
cubrir de paz el jardín,
agazapadas entre las nubes y el calor
las estrellas niegan su luz,
parece que hay algo más detrás de esta noche,
quizá otra noche
más calma
más oscura
otro silencio detrás de éste
que aún no llega a completarse,
quizá
otro mundo tras este cielo mudo,
otro aire que mis pulmones
jamás alcanzarán,
otra vida demasiado fugaz para este cuerpo
que sólo busca el frescor de esta inmensa sombra
para encontrar una razón
o un insalvable obstáculo que le obligue
a perdonar.

¿Habrá más allá del amor
otro tacto para estas manos,
otras espinas para este destino,
otra piel para esta condena?

Anuncios

Valores

Es posible que se esté vendiendo mi nombre a mis espaldas,
es posible
que se venda al precio que un día yo mismo le puse sin saberlo.
Y me da igual,
que se subaste la estela que esta vida fue dejando en las aceras,
que rompan el silencio los gritos y las voces que nos traen la realidad,
me da lo mismo.

Puede ser que mi pasado tenga un precio
y que yo,
ahora que miro empecinadamente hacia el futuro,
ya no valga nada.

Pueblos abandonados, reinos de piedra y silencio

Siempre me han impresionado
las mañanas frías y silenciosas de las aldeas en invierno,
esas piedras bañadas por el viento, ese
silencio de puertas cerradas, esos àrboles rasgados por las uñas
del tiempo,
es ahí, en esos pueblos hundidos por el peso de una historia
jamás comprendida
donde se eleva mi espíritu y donde fluye agigantado
todo el pulso vital que derrama embriagado
mi corazón.

En esos mares de piedra
navega el eco del dolor,
resisten aún arrastrados por ese viento frío
las trazas del color de la ilusión
perdida.

En esos rostros que respiran entre las sombras
viven millones de versos
que jamás encontrarán las letras que los vistan,
ocultos entre la fugaz luz de la noche
viven voces en el silencio rojo
de los ojos que el hambre asustó,
en esas casas de invencible granito
se acomodan los vacíos nunca colmados
de todas las familias
y de todas las generaciones que dejaron jirones
de su vida
retazos de mudas pasiones y cicatrices de su amor.

Por la senda de barro

Me gusta estudiar el aire
que abraza los pinos,
seguir atento los cambios de color
cuando se mezcla el aroma en la memoria
y el silencio nos mira a los ojos
y nos muestra su amenaza de oscuro vacío
y fría verdad.

Me gusta caminar
no importa el camino ni el destino,
sólo es necesaria la calma del árbol
un poco de viento
y una senda de barro,
así, desnudo en la tierra libre de máquinas
caminar es un examen,
una increíble puesta en marcha de uno mismo,
andando se calibra
el alcance de los sentimientos,
el valor
para llegar a tener lo que se quiere,
o la fuerza necesaria
para reconocer que ya nada importa.

Por la senda de barro

Me gusta estudiar el aire
que abraza los pinos,
seguir atento los cambios del color
cuando se mezcla el aroma en la memoria
y el silencio
nos mira a los ojos
y nos muestra su amenaza de oscuro vacío
y fría verdad.
Me gusta caminar
no importa el camino ni el destino,
sólo es necesaria la calma del árbol
un poco de viento
y una senda de barro,
así, desnudo en la tierra libre de máquinas
caminar es un examen,
una increíble puesta en marcha de uno mismo,
andando se calibra el alcance de los sentimientos,
el valor
para llegar a tener lo que se quiere,
o la fuerza necesaria
para reconocer que ya nada importa.